Clínica de otorrinolaringología. Dr. Plácido Ostos Aumente C/ San Alvaro, 1-1º, 1 Córdoba
Clínica de otorrinolaringología.Dr. Plácido Ostos AumenteC/ San Alvaro, 1-1º, 1Córdoba

 

Enfermedades del oído

 

1) Infecciones de oído 
2) Perforación timpánica 
3) El colesteatoma 
4) Sordera por daño auditivo producido por el ruido 



1) INFECCIONES DE OIDO. 
Las infecciones de oído se pueden clasificar, dependiendo de su localización en 
- OTITIS EXTERNAS 
- OTITIS MEDIAS 
La otitis externa es una infección del conducto auditivo externo que cursa con dolor intenso, incrementado con la movilización de la oreja, y sensación de taponamiento. 
Está relacionada con factores externos como la humedad (baños), traumatismos locales (intento de extracción de cerumen con objetos punzantes), etc. 
Pueden ser producidos por bacterias, virus u hongos. Esta diferenciación tiene gran importancia debido a que su tratamiento es diferente. 
En el caso de las otitis externas bacterianas, el tratamiento consiste en la limpieza del conducto y la aplicación de gotas antibióticas topicas. Cuando existe una gran alteración del estado general se deben emplear antibioterapia sistémica específica para aquellos gérmenes responsables. 
Una forma de otitis externa bacteriana es la denominada PERICONDRITIS donde existe una inflamación dolorosa de la oreja, pudiendo terminar en una deformación de la misma. Suele ocurrir tras pequeños traumatismos o la colocación de PIERCING. 
Las otitis externas producidas por hongos (micóticas) están favorecidas por la humedad y el uso de antibióticos. Cursan con picor, dolor y taponamiento. Su tratamiento consiste en la limpieza y la aplicación de antifúngicos. 
La otitis media aguda es una infección de oído medio producida por bacterias, generalmente procedentes de la nariz y garganta. Son mas frecuentes en niños debido a los problemas tubáricos y catarrales de repetición (vegetaciones). Presentan dolor, fiebre, taponamiento y supuración (en la mayoría de los casos). El tratamiento consiste en el uso de antibióticos orales, analgésicos y descongestionantes nasales.

La otitis media aguda es un proceso muy común, si bien por su sintomatología resulta bastante alarmante para quien lo padece. Genera dolor intenso y puede presentar secreción e incluso sangrado. La mayoría de los procesos son de causa vírica. El tratamiento incluye analgésicos-antiinflamatorios y en algunos casos antibióticos. Aproximadamente el 70% de los niños lo padece en su primer año de vida. Tanto en niños como en adultos su presentación esporádica no implica secuelas, si bien los casos en los que ocurre de forma recurrente deben ser seguidos y tratados por el otorrinolaringólogo. 

La otitis media crónica secretora o seromucosa es un proceso inflamatorio del oído medio que cursa con la acumulación de moco dentro de la caja timpánica. Es muy frecuente entre los 0 y los 7 años de edad. Se acompaña de cuadros catarrales de repetición e hipertrofia adenoidea (vegetaciones). Cursa con sordera , casi siempre sin dolor. 
La persistencia de esta afección, durante largos periodos de tiempo sin fases de remisión, puede producir retraso escolar, deformidades de la membrana timpánica y pérdida auditiva irreversible. 
El tratamiento de esta patología, que aunque muy frecuente, se resuelve espontáneamente en un alto porcentaje de niños, debe instaurarse cuando: 
- persista más allá de los 3 meses. 
- existan infecciones de repetición. 
- provoque retraso del lenguaje o alteraciones en las actividades escolares. 
- comiencen a existir alteraciones de la membrana timpánica. 
El tratamiento quirúrgico, que debe ser utilizado cuando no exista respuesta al tratamiento médico, consiste en la colocación, en quirófano, de un tubo de ventilación transtimpánico, con el fin de favorecer la ventilación del oído medio durante un tiempo variable, generalmente alrededor de los 6 meses. También puede ser recomendable realizar una adenoidectomía en caso de existir unas vegetaciones hipertróficas. 
Tras la cirugía, se debe evitar la entrada de agua por el conducto auditivo externo, por lo que se deben usar tapones o moldes de silicona realizados a medida durante las actividades en piscinas o en la playa. 

2) PERFORACION TIMPANICA 
El tímpano es una membrana que separa el oído externo del oído medio. Su misión es transmitir el sonido hacia el interior, así como separar ambos compartimentos (externo-medio)impidiendo el paso de agua desde el exterior. 
La perforación timpánica conlleva generalmente una pérdida auditiva (hipoacusia) y la imposibilidad de mojarse el oído por el riesgo a la infección-supuración. 
El cierre de la perforación timpánica se realiza mediante cirugía. La intervención se denomina MIRINGOPLASTIA. Se suele realizar bajo anestesia local y a través del conducto auditivo externo, utilizando un injerto obtenido del propio paciente. 
La cirugía está recomendada con el fin de que el paciente solucione su problema de supuración periódica, puedan realizar una vida normal en lo referente a la exposición al agua, y en algunos casos, para mejorar la audición. 

3) LA OTITIS MEDIA CRONICA COLESTEATOMATOSA O COLESTEATOMA
El colesteatoma es una enfermedad del oído medio. Se trata de un tumor epidérmico (formado por piel) y por tanto BENIGNO que crece hacia el interior del oído provocando la destrucción ósea. 
Puede aparecer a cualquier edad, pero en los niños es muy agresivo y destructivo. 
Aunque su origen puede ser congénito (desde el nacimiento), la mayoría de los casos se adquieren por problemas ventilatorios del oído medio, en los que la membrana timpánica se va retrayendo hasta dar lugar a su formación. 
Las manifestaciones clínicas de la enfermedad son: 
- Supuración del oído 
- Mal olor del oído 
- No produce fiebre NI DOLOR. 
- Puede existir o no sordera. 
El tratamiento es siempre quirúrgico. El objetivo del mismo es la extirpación completa del tumor con el fin de evitar posibles complicaciones como pueden ser una meningitis, parálisis de la cara, abscesos cerebrales, etc. 
El resultado auditivo es variable y secundario, generalmente queda una hipoacusia postoperatoria, similar a la que existía antes de la operación. No obstante, muchas veces es posible reconstruir el daño en la cadena osicular, responsable de la transmisión del sonido, durante el mismo acto quirúrgico o bien, en un segundo tiempo (otro acto quirúrgico), mejorando la audición. 

 

4) DAÑO AUDITIVO PRODUCIDO POR EL RUIDO 
Cuando el oído se expone a sonidos intensos se puede producir un daño en la audición que en ocasiones puede ser reversible pero otras veces es irreversible. 
En este daño auditivo, influye tanto la intensidad del sonido como el tiempo de exposición. 
El daño auditivo comienza a aparecer a partir de los 80dB de intensidad. 
Existe una susceptibilidad individual en cuanto al padecimiento de lesiones inducidas por el ruido. En igualdad absoluta de condiciones, unos sujetos sufren antes el daño auditivo que otros. 
Este daño comienza en la mayoría de las ocasiones como ZUMBIDOS (se denominan acúfenos). En general son agudos, sonido similar al de los grillos. En ocasiones el zumbido dura algunas horas y luego desaparece. Otras veces se torna persistente. Este es un indicio de daño del oído interno. El zumbido se suele percibir más por la noche debido al ambiente silencioso. 
Otros avisos son episodios temporales de ensordecimiento que desaparecen al día siguiente. Cuando el daño es más importante, aparece una dificultad para oir o para comprender lo que se dice (se escucha pero no se entiende). 
Las lesiones otológicas producidas por el ruido NO tienen tratamiento. LO IMPORTANTE ES LA PREVENCIÓN. 
Las personas que obligatoriamente (por su trabajo) permanecen expuestas al ruido traumatizante deben pasar por un control audiométrico cada cierto tiempo. 
Otras fuentes de ruido, y por tanto, potencialmente dañina, muy extendida entre los jóvenes, son los MP3 e iPod. 
Debe exigirse el uso de protección antirruido a toda persona que tenga que permanecer en ambientes en los que exista una energía sonora de intensidad igual o superior a las 80 dB. 
Entre las medidas de protección individual existen los tapones antirruido y los cascos antirruido.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Clinica otorrino Cordoba